Premio de salud pública Henri Boulard

Un galardón que recompensa las iniciativas en torno a la microbiota intestinal

“Apoyar y distinguir proyectos innovadores capaces de mejorar la salud de las poblaciones a través de la microbiota intestinal"

Este es el objetivo del Premio de salud pública Henri Boulard1 lanzado en mayo de 2021 por la Biocodex Microbiota Foundation. Este nuevo premio recompensa iniciativas locales relacionadas con la microbiota intestinal que pueden tener un impacto importante en la salud de las poblaciones, por ejemplo, programas de promoción de buenas prácticas nutricionales, proyectos de saneamiento de aguas residuales, campañas de reducción de la mortalidad infantil por diarrea infecciosa, etc. 

La Biocodex Microbiota Foundation, fiel a sus valores humanistas, mantiene su compromiso de apoyar la investigación científica y el desarrollo de los conocimientos sobre la microbiota. Además de becas internacionales para financiar trabajos de investigación clínica y fundamental sobre distintos aspectos de la microbiota intestinal, la Fundación lanza en 2021 un nuevo premio que recompensará proyectos innovadores de salud pública relacionados con la microbiota intestinal: el Premio de salud pública Henri Boulard.

Dos premios de 10 000 euros cada año reservados exclusivamente a los profesionales sanitarios

Este premio estará abierto a la participación de todos los profesionales sanitarios y recompensará proyectos relacionados con la microbiota intestinal. Cada año se otorgarán dos premios de 10 000 euros cada uno. Los candidatos interesados tienen hasta el 30 de septiembre de 2021 para presentar su proyecto. A finales de noviembre, un jurado independiente evaluará los proyectos a la luz de los siguientes criterios:

  • Pertinencia científica (relación evidente con la microbiota intestinal)
  • Impacto significativo en la salud de las poblaciones
  • Respuesta a una necesidad médica local
  • Factibilidad y sostenibilidad 
  • Posibilidad de extrapolación a otro país.

La microbiota intestinal: un bien de salud pública

La microbiota intestinal es un auténtico órgano que, como tal, continúa suscitando numerosas investigaciones que intentan comprender mejor las interacciones entre los trillones de microorganismos que viven en nuestro intestino (bacterias, virus, parásitos y hongos) y permiten el funcionamiento del aparato digestivo. Ya es un hecho científico confirmado que esta comunidad de microorganismos forma un ecosistema complejo que desempeña un papel fundamental no solo en el mantenimiento de una buena salud sino también en la aparición o el curso de ciertas enfermedades. De hecho, las alteraciones de este ecosistema se asocian con varias enfermedades crónicas cuya incidencia está en constante aumento. Existe una relación demostrada entre el desequilibrio de la microbiota y la obesidad, el asma, ciertas alergias e incluso la depresión o el autismo. Con el Premio de salud pública Henri Boulard, la Biocodex Microbiota Foundation cumple con su misión resaltando el papel determinante de la microbiota y recordando las grandes cuestiones de salud pública que de ella dependen.

Haga clic aquí para participar

 

Biocodex Microbiota Foundation

 

Desde 2017, la Biocodex Microbiota Foundation trabaja para mejorar los conocimientos científicos sobre la microbiota humana. Cada año, contribuye a la financiación de la investigación mundial otorgando becas a proyectos innovadores de investigación científica. Periódicamente, la Biocodex Microbiota Foundation organiza concursos de proyectos sobre temas específicos relacionados con la microbiota. Un comité científico compuesto por expertos independientes selecciona los proyectos más prometedores.

 

Contacto:
Olivier VALCKE
Responsable Editorial y de Relaciones Públicas 
+33 6 43 61 32 58
o.valcke@biocodex.com

 

Henri Boulard Public Health Award: our grant

 

1Henri Boulard era un ingeniero agrónomo francés que viajó a Indochina a principios de los años 1920. Durante sus investigaciones sobre las enfermedades tropicales, descubrió la primera cepa de levadura probiótica utilizada con fines terapéuticos: Saccharomyces boulardii CNCM I 745.  En 1923 decidió patentar su descubrimiento y comercializarlo con el nombre de Ultra-levure.